Beneficios de la higiene postural

Beneficios de la higiene postural

Cuáles son los beneficios de mantener una buena postura

“Párate derecho”. Es un consejo eterno que probablemente todos hemos escuchado alguna vez. Merece la pena tenerlo en cuenta. Una buena postura es importante para el equilibrio: al estar erguido, centras tu peso sobre los pies. Esto también te ayuda a mantener la forma correcta mientras haces ejercicio, lo que se traduce en menos lesiones y mayores ganancias. Y trabajar el equilibrio puede incluso reforzar tus habilidades en el tenis, el golf, la carrera, el baile, el esquí… y casi cualquier otro deporte o actividad.
¿No es un atleta? También vale la pena tener un buen equilibrio. El simple hecho de caminar por el suelo o por la calle requiere un buen equilibrio. También hay que levantarse de una silla, subir y bajar escaleras, cargar paquetes e incluso girar para mirar detrás de ti.
La buena noticia: puedes mejorar tu postura con unos sencillos ejercicios. Los entrenamientos específicos para el equilibrio abordan los problemas de postura y equilibrio con ejercicios que fortalecen los puntos importantes y con estiramientos que aflojan los músculos tensos. Comprobar rápidamente la postura en el espejo antes y durante los ejercicios de equilibrio también puede ayudarte a sacar el máximo partido a tu entrenamiento habitual. Y el aumento de la fuerza y la flexibilidad del núcleo puede ayudarle a mejorar su postura de forma notable en tan sólo unas semanas.

Qué es una buena postura

Una buena postura es algo más que mantenerse erguido para tener el mejor aspecto posible. Es una parte importante de tu salud a largo plazo. Asegurarse de mantener el cuerpo en la posición correcta, tanto en movimiento como en reposo, puede evitar dolores, lesiones y otros problemas de salud.
La clave de una buena postura es la posición de la columna vertebral. La columna vertebral tiene tres curvas naturales: en el cuello, en la parte media de la espalda y en la parte baja. Una postura correcta debe mantener estas curvas, pero no aumentarlas. La cabeza debe estar por encima de los hombros, y la parte superior del hombro debe estar por encima de las caderas.

Cuál es la importancia de una buena postura

La postura y la respiración adecuadas pueden parecer cosas sencillas de recordar durante el ejercicio, pero con demasiada frecuencia pueden producirse lesiones, como distensiones musculares e incluso caídas, cuando no se mantiene una buena postura y se retiene inadvertidamente la respiración durante el esfuerzo.
Una buena postura ayuda a que el cuerpo funcione eficazmente y minimiza la tensión muscular y las lesiones. Durante el ejercicio, tanto si está sentado como de pie, su cuerpo estará potencialmente en varias posiciones diferentes. Si añade pesos, como las mancuernas utilizadas para el entrenamiento de fuerza, o aumenta la intensidad del ejercicio a un nivel vigoroso, recuerde mantener la forma y la postura adecuadas. Si no adoptas la postura o la forma adecuada, puedes lesionarte fácilmente y quedarte fuera de juego. Tómate el tiempo necesario para aprender la alineación correcta del cuerpo y sé consciente de cómo se siente tu cuerpo. El dolor puede ser un indicador de una forma o postura incorrecta.
Contener la respiración durante ciertas actividades físicas es un error común que puede tener consecuencias importantes. Cada respiración que realizas durante el ejercicio proporciona el oxígeno vital para ayudarte a realizar una tarea. Cuando se reduce el número de respiraciones que se realizan, se reduce inadvertidamente el suministro de oxígeno, lo que disminuye la capacidad de ser eficiente. No es raro que una persona deje de respirar sin saberlo durante varios segundos cuando realiza un ejercicio extenuante, especialmente si se esfuerza más de lo normal. Un instructor de fitness puede detectar este error cuando las caras empiezan a ponerse rojas o si alguien se siente mareado o aturdido.

Cómo mantener una buena postura

La postura es la posición que cada persona adopta al realizar sus actividades, al caminar, sentarse, estar de pie o dormir. Por otro lado, la higiene postural es un conjunto de alineaciones para mantener la posición correcta del cuerpo en movimiento o inmovilidad, con el fin de evitar lesiones y proteger principalmente la columna vertebral.
Realizar esfuerzos y mantener correctamente las posturas diarias reduce el riesgo de padecer dolores de espalda y posibles daños a la salud. Por otro lado, no mantener una correcta higiene postural puede producir trastornos funcionales y físicos que afectan directamente a la calidad de vida de la persona.
4. Dolores en el centro de la espalda al estar sentados o de pie durante un tiempo excesivo debido a nuestras rutinas de trabajo, por ejemplo. 5. Dolor crónico de cuello y hombros generado por una sobrecarga en las últimas vértebras cervicales al mantener una posición fija de forma incorrecta (teclear en el ordenador o fregar los platos).
La mejor posición es de espaldas o ligeramente de lado. La rodilla debe estar un poco doblada y las caderas y los hombros deben estar ligeramente girados como prevención. La almohada debe ayudar a que la cabeza y el cuello se mantengan rectos con la columna. Para evitar que la cadera caiga, se puede colocar una almohadilla entre las rodillas.